ECUADOR JUSTICIA - Ecuatoriano se declara culpable en caso de sobornos a Petroecuador

ARGENTINA ELECCIONES - Cristina Fernández retoma la campaña y arremete contra el modelo de Macri

ESPAÑA CATALUÑA - Protestan ante embajada española en México por sentencia a líderes catalanes

R.DOMINICANA ELECCIONES - El expresidente dominicano Fernández aprueba la auditoría a las primarias y pide acompañamiento

ECUADOR PROTESTAS - México recibe en su embajada de Ecuador a seis personas

BRASIL BOLSONARO - El Gobierno brasileño podrá bloquear celulares en áreas en torno a Bolsonaro

PUERTO RICO SUCESO - Gobernadora de P.Rico convoca reunión de urgencia tras múltiples asesinatos

FÚTBOL LIGA DE NACIONES: MÉXICO-PANAMÁ - Gallego advierte al 'Tata' Martino y a México que no subestimen a Panamá

EEUU INFANCIA - Uno de cada tres menores de 5 años sufre desnutrición o sobrepeso, según ONU

VENEZUELA CRISIS - Almagro: "Sanciones más fuertes a dictadura venezolana son imprecindibles"

El Comercio de Colorado

¿Falso o verdadero? Trump dice que los estadounidenses necesitan identificación para comprar alimentos

Trump ordena sanciones contra Turquía tras las críticas del Congreso

¿Por qué la guerra contra ISIS fue todo un desperdicio?

Arrestan y multan a mujer en Filipinas por usar un bikini diminuto

El papa Francisco tuiteó su apoyo a un equipo de fútbol americano (quizá no fue intencional, pero a los hinchas les encantó)

11 datos de los 11 días de crisis en Ecuador

El presidente de Microsoft dice que la privacidad en línea ha llegado a “un punto de crisis”

Simone Biles está mejor que nunca, y está redefiniendo su deporte

Tiene 8 años y pesa unos 40 kilos. Sin embargo, Jayden Millauro logró atrapar un tiburón de 314 kilos

Ataque en Michoacán, México, deja al menos 13 policías muertos

Abuela hondureña espera pacientemente por su asilo

Abuela hondureña espera pacientemente por su asilo

Abuela hondureña espera pacientemente por su asilo
June 20
12:39 2019

CUENTA SU HISTORIA COMO MIGRANTE

Ciudad Juárez/Agencia EFE

Los ojos de Juana, una migrante hondureña, se llenan de lágrimas desde el albergue de Ciudad Juárez donde pernocta. Ella recuerda cómo las autoridades migratorias de EE.UU. la separaron de sus tres nietas tras cruzar la frontera entre México y Estados Unidos. Sentada en el comedor del albergue para migrantes El Buen Pastor de Ciudad Juárez, Juana cuenta una historia marcada por la impotencia, la angustia y la tristeza.

“Nosotras nos venimos solas, pero en el camino encontramos personas y con ellos nos venimos. A ratos veníamos en carro, al rato veníamos caminando. La gente me regalaba comida, agua, ropa para las niñas”, cuenta Juana. La señora, de unos sesenta años, menciona que desconocía por completo la forma en la que podían ingresar a Estados Unidos y que al llegar a esta ciudad fronteriza optaron cruzar por el río Bravo.

“Vimos un automóvil del otro lado, entonces nos apuramos a llegar ahí y pasamos. Ya el señor de la patrulla, bien amable nos pasó”, continúa. Hasta ese momento, Juana y sus nietas de 15, 12 y 7 años, pensaron que lo habían logrado y que pronto se iban a reunir con la hija de Juana y madre de las menores, a quien no habían visto desde hace seis años cuando decidió migrar a Houston, Texas.

La triste separación

Pero cuando Juana le dio su nombre y el de sus nietas a los agentes de la Patrulla Fronteriza, comenzó la pesadilla. La abuela fue separada de sus tres nietas y no ha vuelto a verlas, a cuidarlas, a abrazarlas. “Me dijeron que había cometido un delito por haberme traído a mis niñas y que no las podía ver, y que no tenía ningún derecho”, llora Juana. Recordó que en estadía en un centro de detención solo dormía por turnos por la falta de espacio.

Además del hacinamiento, pasó frío. Aseguró que las mantas térmicas no le permitían entrar en calor. De la comida que les servían, recuerda que nada más les daban sándwiches. “Humillación” es la palabra que Juana utiliza para describir lo que sintió esos días en los que llegó a estar 192 horas sin bañarse. No obstante, su rostro parece alegrarse cuando menciona la vez que se enteró que sus nietas ya se encontraban con su madre.

“Hace poco la llamé y me dijo que las niñas ya estaban con ella. Estuvieron casi un mes separadas para llegar donde la mamá”, cuenta. Ahora, Juana lleva casi tres meses en el albergue de Ciudad Juárez esperando que su solicitud de asilo político sea aprobada por Estados Unidos. Prefiere quedarse con el recuerdo de la vez que habló por teléfono con la más pequeña de sus nietas: “Mamá, quiero dormir con usted”, escuchó que le decía.

Share

About Author

admin

admin

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

Your email address will not be published.
Required fields are marked *

Subscríbase GRATIS aquí

Subscribe to our mailing list

* indicates required

EDICIÓN VIRTUAL | #349 | 10 DE OCTUBRE 2019

Síganos en las Redes Sociales

Stock Market

Clima Denver

Propaganda Billboards

wordpress blog stats