URUGUAY GOBIERNO - Uruguay ingresa entre los Gobiernos digitalmente más avanzados del mundo

AI INFORME MÉXICO - La violencia, al alza en un México donde persistió impunidad en 2017, dice AI

BOLIVIA REELECCIÓN - Evo Morales se ve arropado por "goleada" para seguir en el poder hasta 2025

EEUU SATÉLITE - Despega el satélite español Paz desde la base estadounidense de Vandenberg

BOLSA WALL STREET - Wall Street abre al alza y el Dow Jones sube un 0,29 %

VENEZUELA CRISIS - El opositor venezolano Borges se reúne hoy con el presidente de Panamá

MÉXICO ASTRONOMÍA - Gran Telescopio Milimétrico, del Big Bang a los agujeros negros desde México

VENEZUELA CRISIS - El Parlamento venezolano dará un balance mensual de niños desnutridos y abandonados

PYEONGCHANG 2018 MEDALLERO - Estados Unidos acecha el podio tras una jornada sobresaliente

PUERTO RICO TELEVISIÓN - Comisionada aboga por estaciones televisión ante la Comisión telecomunicación

El Comercio de Colorado

Trabajadores de Volkswagen logran aumento de salario y vacaciones

Caminar mientras cuentas hacia atrás, ¿el secreto para saber si tienes este tipo de demencia?

Jennifer Lawrence le recuerda a todo el mundo que puede usar lo que le plazca

Tres escenarios del TLCAN si la renegociación se extiende después de la fecha límite

Encuentran dos esponjas quirúrgicas dentro de una mujer 6 años después de operarla

Tras anuncio de Televisa, Gustavo Loza niega haber violado a Karla Souza

Estudiantes indignados les dicen a Washington y a la NRA: ¡Las armas son el problema, haga algo!

Padre de víctima, enfurecido, confronta a Marco Rubio: "Mi hija... recibió un disparo en la espalda"

Así permitió Trump la indignante conspiración de los “actores” sobre el tiroteo en la Florida

¿Por qué son legales armas como el rifle AR-15 usado en la masacre de Parkland?

Lo que comemos y no nos damos cuenta

Lo que comemos y no nos damos cuenta

Lo que comemos y no nos damos cuenta
October 12
14:39 2017

Por Eva Reinoso Tejada

Vamos a refrescar un poco un tema que me gusta abordar de vez en cuando. Y me refiero a los hábitos. Me hace bien tener esta conversación conmigo misma, y de paso la comparto con ustedes. El ser humano está envuelto en un montón de comportamientos rutinarios, a manera de memorización hasta el punto que parece que funcionamos en “piloto automático”.  Esto en cierto modo es bueno y necesario, pues si tuviéramos que pensar detenidamente cada cosa que hacemos, eso sería agotador y hasta nos podríamos volver locos. El problema es cuando esas rutinas no son positivas para nuestro cuerpo o mente.  Una de las más importantes que me viene a la mente son los hábitos de alimentación.

Si nos preguntamos ¿Para qué comemos?, la respuesta lógica sería: Para subsistir, para no morirnos de hambre, para alimentarnos, etc. Pero ¿Lo hacemos en realidad para eso?  Imagínese que está en una fiesta y hay una bandeja de chips en una mesita, y se está tomando un refresco; pero ya comió lo suficiente para “no tener hambre”.  Aun así, la mano se sigue el caminito de la bandeja de chips a nuestra boca como sin darnos cuenta, tal como si estuviera en piloto automático. ¿Qué tal si ya hemos comido al punto de que queremos reventar, pero seguimos comiendo porque está rico, o porque hay más cosas que queremos probar que se ven muy buenas? Eso realmente va más allá de “alimentarse o “no morirse de hambre”.  Al hacer eso, estamos buscando un placer, matar el aburrimiento, tener algo que hacer con las manos, superar la timidez de no poder hablar con otros invitados de la fiesta, o de no querer bailar, o de no querer decepcionar al anfitrión de la casa que insiste en que sigamos comiendo, etc.  Hay miles de razones por las cuales comemos que no son las razones “correctas”.

Si un día se propusiera a “contar” o escribir todo lo que comió en ese día con lujo de detalles, a lo mejor se sorprendería al ver la lista tan larga que juntaría.  Pero tendría que escribir TODO, hasta un pequeño dulce o un chicle, o las muestras que le dan en el supermercado, o cuando probó lo que estaba cocinando o cuando se acabó el último pedacito de carne del plato de su hijo. Todo cuenta a la hora que entra por la boca y aunque su mente se recuerde o no, su cuerpo sí se va a recordar, especialmente en los lugares que más nos molesta, como por ejemplo en las lonjitas.  Las lonjitas tienen muy buena memoria y se acuerdan de cada bocado indebido que hemos dado en un determinado día.

Esto ayuda a explicar cuando una persona está tratando de perder peso, y se queja: “Ay Dios, todo lo que he comido hoy es una sopa y una ensalada y no bajo de peso…”  A lo mejor esa persona está pensando en lo que comió “a la hora de la comida” pero está ignorando todo lo que comió “entre comidas”.  Les repito, todo cuenta, no importa a qué horas lo coma, o si alguien le está viendo o no, todo cuenta.

Share

About Author

admin

admin

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

Your email address will not be published.
Required fields are marked *

PUBLICIDAD

Edición Virtual | #306 | 15 de Febrero 2018

Subscríbase GRATIS aquí

Subscribe to our mailing list

* indicates required

Síganos en las Redes Sociales

Stock Market

Clima Denver

Propaganda Billboards

wordpress blog stats