EEUU INMIGRACIÓN - "Soñadores" de Arizona emigran a otros estados para pagar la universidad

EEUU GOBIERNO - El exdirector de la CIA no descarta recurrir a la Justicia tras la retirada de sus credenciales

AFGANISTÁN CONFLICTO - Asesor de seguridad de EEUU, "abierto" a privatizar operaciones en Afganistán

GRECIA CRISIS - Moscovici sobre Grecia: La austeridad se acabó pero las reformas deben seguir

EEUU AFGANISTÁN - El asesor de seguridad de EE.UU. está "abierto" a privatizar las operaciones en Afganistán

VENEZUELA BRASIL - El Gobierno de Maduro pide a Brasil resguardar a los venezolanos tras los actos violentos

PERÚ JUSTICIA - Ordenan 36 meses de prisión preventiva para la mafia en la Judicatura peruana

AFGANISTÁN CONFLICTO - Kabul tiende una mano a los talibanes con un alto el fuego de tres meses

EEUU RUSIA - Trump reitera comparación de investigación de trama rusa con "McCarthismo"

MÉXICO DROGAS - Picaderos, el descenso a la tragedia de las drogas en México

El Comercio de Colorado

Nicaragua: el gobierno de Daniel Ortega acusa a la CIDH de manipular información

16 enfermeras de un hospital de Arizona están embarazadas al mismo tiempo

Sismo de magnitud 6,9 sacude Indonesia

14 heridos en un concierto de los Backstreet Boys que terminó antes de empezar por una tormenta

Seis razones por las que ser piloto es un trabajo genial

Parecían la familia perfecta hasta que la esposa y sus dos hijas aparecieron muertas

Cristiano Ronaldo se estrena oficialmente con la Juventus... y se va en blanco

El mar se tiñe de rojo tras una masiva caza de ballenas en Islas Feroe

"Futura señora Jonas": así confirmó Nick Jonas su compromiso con Priyanka Chopra

La bomba que mató a 40 niños en Yemen fue proporcionada por Estados Unidos

Lo que comemos y no nos damos cuenta

Lo que comemos y no nos damos cuenta

Lo que comemos y no nos damos cuenta
October 12
14:39 2017

Por Eva Reinoso Tejada

Vamos a refrescar un poco un tema que me gusta abordar de vez en cuando. Y me refiero a los hábitos. Me hace bien tener esta conversación conmigo misma, y de paso la comparto con ustedes. El ser humano está envuelto en un montón de comportamientos rutinarios, a manera de memorización hasta el punto que parece que funcionamos en “piloto automático”.  Esto en cierto modo es bueno y necesario, pues si tuviéramos que pensar detenidamente cada cosa que hacemos, eso sería agotador y hasta nos podríamos volver locos. El problema es cuando esas rutinas no son positivas para nuestro cuerpo o mente.  Una de las más importantes que me viene a la mente son los hábitos de alimentación.

Si nos preguntamos ¿Para qué comemos?, la respuesta lógica sería: Para subsistir, para no morirnos de hambre, para alimentarnos, etc. Pero ¿Lo hacemos en realidad para eso?  Imagínese que está en una fiesta y hay una bandeja de chips en una mesita, y se está tomando un refresco; pero ya comió lo suficiente para “no tener hambre”.  Aun así, la mano se sigue el caminito de la bandeja de chips a nuestra boca como sin darnos cuenta, tal como si estuviera en piloto automático. ¿Qué tal si ya hemos comido al punto de que queremos reventar, pero seguimos comiendo porque está rico, o porque hay más cosas que queremos probar que se ven muy buenas? Eso realmente va más allá de “alimentarse o “no morirse de hambre”.  Al hacer eso, estamos buscando un placer, matar el aburrimiento, tener algo que hacer con las manos, superar la timidez de no poder hablar con otros invitados de la fiesta, o de no querer bailar, o de no querer decepcionar al anfitrión de la casa que insiste en que sigamos comiendo, etc.  Hay miles de razones por las cuales comemos que no son las razones “correctas”.

Si un día se propusiera a “contar” o escribir todo lo que comió en ese día con lujo de detalles, a lo mejor se sorprendería al ver la lista tan larga que juntaría.  Pero tendría que escribir TODO, hasta un pequeño dulce o un chicle, o las muestras que le dan en el supermercado, o cuando probó lo que estaba cocinando o cuando se acabó el último pedacito de carne del plato de su hijo. Todo cuenta a la hora que entra por la boca y aunque su mente se recuerde o no, su cuerpo sí se va a recordar, especialmente en los lugares que más nos molesta, como por ejemplo en las lonjitas.  Las lonjitas tienen muy buena memoria y se acuerdan de cada bocado indebido que hemos dado en un determinado día.

Esto ayuda a explicar cuando una persona está tratando de perder peso, y se queja: “Ay Dios, todo lo que he comido hoy es una sopa y una ensalada y no bajo de peso…”  A lo mejor esa persona está pensando en lo que comió “a la hora de la comida” pero está ignorando todo lo que comió “entre comidas”.  Les repito, todo cuenta, no importa a qué horas lo coma, o si alguien le está viendo o no, todo cuenta.

Share

About Author

admin

admin

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

Your email address will not be published.
Required fields are marked *

PUBLICIDAD

Edición Virtual | #319 | 16 de agosto 2018

Subscríbase GRATIS aquí

Subscribe to our mailing list

* indicates required

Síganos en las Redes Sociales

Stock Market

Clima Denver

Propaganda Billboards

wordpress blog stats