PANAMÁ GOBIERNO - Gabinete panameño aprueba la designación de dos magistrados del Supremo

EEUU CONGRESO - Rival demócrata de Pelosi renuncia a presidir la Cámara Baja de EE.UU.

BALONCESTO NBA - 114-118. McCollum afianza a Trail Blazers como mejor equipo de su Conferencia

BALONCESTO NBA - 92-104. Russell anota 20 puntos y lidera la victoria de los Nets

COLOMBIA GOBIERNO - Duque invita a ministros y altos funcionarios a publicar su declaración de renta

COLOMBIA POLÍTICA - Uribe se deja mecer por dos senadores de izquierda en un acto de reconciliación

EEUU FRONTERA - Pentágono estima que despliegue de tropas en la frontera costará 72 millones

BALONCESTO NBA - 125-118. Wall se acerca al doble-doble y sorprende a los Clippers

BALONCESTO NBA - 91-93. Leonard marca la diferencia en duelo de equipos líderes

CARAVANA MIGRANTES - Centroamericanos rezagados se plantean seguir a EE.UU. o quedarse en México

El Comercio de Colorado

Escoge los regalos de tus amigos y familia según su signo del Zodiaco

6 similitudes entre las excusas de Ivanka Trump y Hillary Clinton por sus correos electrónicos

¿Qué llevarías cuando solo tienes minutos para huir de un incendio forestal?

Los goles y los memes de la victoria de Argentina sobre México

Por qué la explicación del equipo de Ivanka sobre el uso de un correo persona es más que ridícula

Guatemala: Hombre de 66 años es acusado de violar y embarazar a menor de 13 años

Este fue el peor año para la especie humana en toda la historia, según investigadores

No comas lechuga romana, eso piden las autoridades en EE.UU. por posibles infecciones

El humo de los incendios forestales de California es visible hasta en Nueva York

Trump insinúa que no sancionará al príncipe saudita por el asesinato de Khashoggi

Lo que comemos y no nos damos cuenta

Lo que comemos y no nos damos cuenta

Lo que comemos y no nos damos cuenta
October 12
14:39 2017

Por Eva Reinoso Tejada

Vamos a refrescar un poco un tema que me gusta abordar de vez en cuando. Y me refiero a los hábitos. Me hace bien tener esta conversación conmigo misma, y de paso la comparto con ustedes. El ser humano está envuelto en un montón de comportamientos rutinarios, a manera de memorización hasta el punto que parece que funcionamos en “piloto automático”.  Esto en cierto modo es bueno y necesario, pues si tuviéramos que pensar detenidamente cada cosa que hacemos, eso sería agotador y hasta nos podríamos volver locos. El problema es cuando esas rutinas no son positivas para nuestro cuerpo o mente.  Una de las más importantes que me viene a la mente son los hábitos de alimentación.

Si nos preguntamos ¿Para qué comemos?, la respuesta lógica sería: Para subsistir, para no morirnos de hambre, para alimentarnos, etc. Pero ¿Lo hacemos en realidad para eso?  Imagínese que está en una fiesta y hay una bandeja de chips en una mesita, y se está tomando un refresco; pero ya comió lo suficiente para “no tener hambre”.  Aun así, la mano se sigue el caminito de la bandeja de chips a nuestra boca como sin darnos cuenta, tal como si estuviera en piloto automático. ¿Qué tal si ya hemos comido al punto de que queremos reventar, pero seguimos comiendo porque está rico, o porque hay más cosas que queremos probar que se ven muy buenas? Eso realmente va más allá de “alimentarse o “no morirse de hambre”.  Al hacer eso, estamos buscando un placer, matar el aburrimiento, tener algo que hacer con las manos, superar la timidez de no poder hablar con otros invitados de la fiesta, o de no querer bailar, o de no querer decepcionar al anfitrión de la casa que insiste en que sigamos comiendo, etc.  Hay miles de razones por las cuales comemos que no son las razones “correctas”.

Si un día se propusiera a “contar” o escribir todo lo que comió en ese día con lujo de detalles, a lo mejor se sorprendería al ver la lista tan larga que juntaría.  Pero tendría que escribir TODO, hasta un pequeño dulce o un chicle, o las muestras que le dan en el supermercado, o cuando probó lo que estaba cocinando o cuando se acabó el último pedacito de carne del plato de su hijo. Todo cuenta a la hora que entra por la boca y aunque su mente se recuerde o no, su cuerpo sí se va a recordar, especialmente en los lugares que más nos molesta, como por ejemplo en las lonjitas.  Las lonjitas tienen muy buena memoria y se acuerdan de cada bocado indebido que hemos dado en un determinado día.

Esto ayuda a explicar cuando una persona está tratando de perder peso, y se queja: “Ay Dios, todo lo que he comido hoy es una sopa y una ensalada y no bajo de peso…”  A lo mejor esa persona está pensando en lo que comió “a la hora de la comida” pero está ignorando todo lo que comió “entre comidas”.  Les repito, todo cuenta, no importa a qué horas lo coma, o si alguien le está viendo o no, todo cuenta.

Share

About Author

admin

admin

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

Your email address will not be published.
Required fields are marked *

Edición Virtual | #325 | 8 de noviembre 2018

Subscríbase GRATIS aquí

Subscribe to our mailing list

* indicates required

Síganos en las Redes Sociales

Stock Market

Clima Denver

Propaganda Billboards

wordpress blog stats