PUERTO RICO POLICÍAS - Cámara atiende ajuste salarial policías y oficiales de correccionales en Puerto Rico

EEUU RUSIA - Trump habla con líderes de Justicia y el FBI sobre supuesto espionaje electoral

EEUU RUSIA - Trump habla con líderes de Justicia y FBI sobre supuesto espionaje electoral

VENEZUELA ELECCIONES - Panamá mantendrá una relación constructiva con Maduro pero no reconocerá los comicios

COLOMBIA JUSTICIA - El procurador emprenderá acciones legales contra la decisión de la JEP sobre Santrich

VENEZUELA ELECCIONES - El jefe del Parlamento venezolano pide reconstruir la unidad opositora contra Maduro

PUERTO RICO POLÍTICA - Municipios de Puerto Rico piden administrar fondos federales por ser "más rápidos"

EEUU VENEZUELA - Trump limita capacidad de Venezuela para vender deuda y activos en EEUU

EEUU EMPLEO - Falta de trabajadores extranjeros complica proyectos de verano en Colorado

IRÁN NUCLEAR - Rohaní dice que EEUU no puede decidir por Irán ni por el resto del mundo

El Comercio de Colorado

Los 10 futbolistas más caros que estarán en Rusia 2018

Claves de los premios Billboard 2018: Ozuna, mejor artista latino y mejor disco... y no se olvidaron de 'Despacito'

Segundo debate presidencial en México: lo que los candidatos dijeron sobre la relación con Estados Unidos

El príncipe Enrique y Meghan Markle publican las fotos oficiales de la boda

Estados Unidos y China hacen un alto al fuego en la guerra comercial

Crisis en Hidroituango en Colombia: ya son más de 8.000 evacuados y el Gobierno emite nueva alerta

Estos son los 23 jugadores de España convocados al Mundial Rusia 2018

Estas son las víctimas mortales del tiroteo en la escuela secundaria de Santa Fe, Texas

Grupo de Lima desconoce elecciones en Venezuela y llama a consultas a sus embajadores

¿Qué es la GDRP? Todo lo que necesitas saber sobre la nueva ley de protección de datos en Europa

Lo que pasó y lo que no pasó

Lo que pasó y lo que no pasó

Lo que pasó y lo que no pasó
September 14
15:36 2017

Eva Reinoso Tejada

Pienso que apenas nos estamos recuperando todos de la sucesión de sustos que nos hemos llevado en la última semana. Digo esto, desde una posición de privilegio, ya que tuve la fortuna de no ser afectada directamente por ninguno de los terribles acontecimientos que han sucedido. Una combinación de desgracias naturales mezcladas con estupidez y mezquindad humana. Los múltiples huracanes que devastaron el Caribe, el desgarrador terremoto que estremeció el sur de México, y el golpe bajo que la administración Trump le ha propinado a los inmigrantes soñadores. Vi mucha gente en las redes sociales hablando de que teníamos que seriamente ponernos a rezar, pues la cosa estaba seria.

A pesar de no haber sufrido consecuencias directas de todo esto, no puedo dejar de pensar en todas las personas que perdieron sus casas, sus pertenencias, sus trabajos, su ropa. ¡Y aun peor, sus vidas!  Noté, sin embargo, que todos estábamos muy pendientes de la llegada del huracán Irma a las costas de Florida. Con desesperación nos pegamos a la televisión, o a las redes, para enterarnos de la velocidad de los vientos a cada minuto, de la dirección que seguiría el huracán, las pulgadas que había subido el agua, etc. Y quienes divulgan noticias satisficieron nuestra hambre de información sobre la tragedia humana que nunca ocurrió. Irma, gracias a Dios, pasó a ser menos grave de lo que se esperaba. Igual de devastadoras consecuencias; pero no como pensábamos que sería.

Mientras esperábamos el temido aterrizaje de Irma en los cayos de la Florida, llegó una noticia terrible: Un terremoto de más de 8 puntos en la escala de Ritcher había sacudido el sur de México. Inicialmente nos enfocamos en ver si la Ciudad de México, famosa por sus previos sismos, había sido afectada. Nada terrible. Pero cuando comenzaron a salir los detalles de lo que realmente pasó en el sur, ahí es que me puse muy triste.

Simultáneamente que pasaba todo, ya el gobierno de México estaba listo para enviar a sus voluntarios, comida, y generadores eléctricos a Texas para ayudar a los afectados por Harvey. Como buen vecino que extiende la mano, México se puso las botas de trabajo y se arremangó las mangas para ayudar. Tal oferta de ayuda fue recibida con total indiferencia por parte del presidente Trump. No hubo un “gracias”, ni nada por el estilo. Tampco hubo expresión de condolencias por las pérdidas humanas en el terremoto de México. Por el contrario, el “Twitadicto” no descansó en su acometida de reiterar que México era “uno de los países con más criminalidad en el mundo” e insistiendo que México pagaría por el muro. Como dice el mismo Trump “no hace falta ser políticamente correcto”. Pero pienso que por lo que veo, este hombre ha debido de ser de los niños que se sacaban los mocos en la mesa y nadie lo corregía. Es todo un patán.

En vista de tanta hostilidad, y del nuevo escenario después del terremoto, el gobierno mexicano rescindió la ayuda previamente ofrecida. Escasas horas luego de esta noticia, el Secretario de Estado Americano Rex Tillerson llamó al Secretario de Relaciones Exteriores de México, Luis Videgaray, y le ofreció las debidas condolencias, etc, etc. Por supuesto que el daño ya estaba hecho. ¡Ay Dios, pero qué triste secuencia de eventos! No tengo palabras. No sé qué es peor.

A todas estas, me quiero enfocar en lo que pasó en Oaxaca. La cantidad de edificaciones que básicamente han desaparecido del mapa son incontables. Escuelas, viviendas, iglesias, todo lo necesario para vivir, ya no está. Y es que esta área del país siempre ha estado ubicada en zona sísmica; pero su arquitectura es antigua y no está diseñada para resistir este tipo de sacudón, como lo pudieran estar otras ciudades más modernas. Tampoco se tiene el respaldo de un paquete de muchos millones de dólares, como el que acaba de aprobar el congreso mexicano para subsanar los daños de Harvey. Entonces habrá que hacer lo mejor que se pueda. Muchas organizaciones ya están trabajando en ayudar a los habitantes del área, y mantienen buena reputación. Apoyar a instituciones como estas siempre es una buena idea. GlobalGiving.org, DirectRelief.org, Unicef, y por su puesto la Cruz Roja, entre otras.

Share

About Author

admin

admin

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment

Your email address will not be published.
Required fields are marked *

PUBLICIDAD

Edición Virtual | #312 | 10 de Mayo 2018

Subscríbase GRATIS aquí

Subscribe to our mailing list

* indicates required

Síganos en las Redes Sociales

Stock Market

Clima Denver

Propaganda Billboards

wordpress blog stats